5 Consejos para elegir la especialidad médica adecuada

Como cirujano en ejercicio que tiene un pie en el mundo de la enseñanza y el otro en la prestación de servicios de salud corporativa, disfruto hablando a los estudiantes y residentes sobre el futuro. A menudo discutimos temas como el cambio del volumen al valor, la consolidación, los modelos de seguros y la especialización.

A menudo esta información es nueva para ellos, y abrumadoramente hacen algún tipo de pregunta: ¿Cómo afectará esto a mi carrera de salud? Estas consideraciones clave que comparto con mis propios aprendices:

1. Elija una especialidad

Elija una especialidad que sea poco probable que sea reemplazada por un proveedor o una tecnología menos costosa. Los médicos son caros. Como necesariamente bajamos los costos, si un médico puede ser reemplazado por una alternativa de menor costo, habrá fuertes incentivos en esa dirección. La realidad es que hay poca evidencia que muestre alguna diferencia en los resultados cuando los proveedores de práctica avanzada realizan las mismas tareas que los médicos.

La inteligencia artificial y el aprendizaje automático están haciendo avances en muchos campos, incluyendo la radiología, la patología y la cardiología. Esto sin duda tendrá un impacto en la fuerza laboral de los médicos en el futuro. También es importante considerar el auge de la telemedicina. ¿Puede un proveedor local ser reemplazado por el médico a distancia? Esto ya está sucediendo en radiología, atención primaria y cuidados intensivos. Es fundamental comprender estas tendencias en una especialidad determinada. En algunos casos, la función del médico puede desplazarse más hacia el supervisor que hacia el proveedor.

2. Elija una especialidad de demanda

Elija una especialidad que tenga una alta demanda y una baja oferta. A medida que se reducen los costos y se pasa del volumen al valor, los médicos ya no serán recompensados (es decir, compensados) por hacer más. De hecho, los médicos con mayores tasas de intervención disminuirán significativamente en valor para el sistema. Si la compensación ya no está ligada a la productividad, se convertirá más en una función de la oferta y la demanda.

El número de médicos formados en una determinada especialidad o subespecialidad en relación con la demanda influirá fuertemente en la compensación. Por ejemplo, hay muy pocas becas de cirugía pediátrica y, por lo tanto, la oferta es baja, lo que hace que la compensación sea mayor.

3. Elija una especialidad que no dependa delprocedimiento

Elegir una especialidad que no dependa de un número relativamente pequeño de procedimientos o enfermedades. La medicina está cambiando a un ritmo más rápido que nunca. Las nuevas intervenciones genéticas, farmacéuticas y de inmunoterapia revolucionarán la forma en que practicamos. Cualquier problema que tratemos podría ser resuelto en un plazo relativamente corto. Al mismo tiempo, la tendencia es una mayor especialización. Reducir el alcance de la práctica a unos pocos tratamientos o enfermedades puede ser arriesgado.

4. Elija su lugar, su gente y su modelo de práctica con mucho cuidado: Su felicidad depende de ello. La geografía es una variable clave en relación con su carrera. La fuerza de trabajo de los médicos es generalmente local (véase la telemedicina arriba). Ciertas especialidades pueden estar saturadas en un mercado y ausentes en otro. Las zonas urbanas y rurales, por ejemplo, son completamente diferentes. Si tiene requisitos geográficos, como la necesidad de estar cerca de la familia, es clave entender cuál es la demanda de las especialidades que está considerando en ese mercado.

5. Elija una especialidad interesante

Elija una especialidad en la que le guste el pan y la mantequilla. Los estudiantes y residentes a menudo son seducidos por casos interesantes o excitantes. Pero las interacciones más comunes con los pacientes son mucho más importantes tanto para sentirse satisfecho como para el resultado final. Siempre se lo digo a los residentes: Si quieres ser cirujano de trauma, más vale que te guste sacar vesículas biliares. Aunque las heridas de bala son emocionantes, la mayor parte del tiempo en el quirófano es para hacer cirugía general de rutina. Y eso es lo que paga las facturas.

Elegir una especialidad es una decisión emocional – tienes que hacer lo que amas y seguir tu pasión. Pero es importante escuchar a tu cabeza así como a tu corazón. Asegúrate de que has considerado los aspectos prácticos y financieros de tu carrera en un panorama de atención médica que cambia rápidamente.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*